Saltar al contenido

9 Beneficios de la leche de almendras

La leche de almendras es una de las bebidas más conocidas del mundo. También es una bebida nutritiva que aporta muchos beneficios para la salud. En este artículo, te enseñaremos a preparar una excelente leche de almendras y te mostraremos algunos de sus beneficios.

Ver Contenido

1. Tratar y prevenir la osteoporosis

La leche de almendras es rica en calcio, que es importante para la salud de los huesos. El calcio ayuda a construir los huesos y los dientes que forman el esqueleto. También ayuda a que los músculos funcionen y a que los nervios envíen señales al cerebro.

Necesitas la vitamina D para absorber el calcio y otros nutrientes de los alimentos, por lo que es importante si intentas mantenerte sano o prevenir la osteoporosis (una enfermedad que debilita los huesos). Comer almendras puede ayudarte a obtener más vitamina D porque también son buenas fuentes de este nutriente: ¡sólo una taza proporciona el 100 por ciento de tu valor diario!

La leche de almendras es baja en calorías, lo que puede ayudar a prevenir el aumento de peso cuando se utiliza en lugar de opciones de alto contenido calórico como la leche de vaca o los refrescos. Sin embargo, deberías hablar con un médico antes de hacer cualquier cambio importante en tu dieta; algunas personas tienen alergias o intolerancias a los frutos secos como las almendras, así como a la soja (que a menudo se utiliza en las leches alternativas).

La proteína incluida en la leche de almendras puede ser útil para mantener la masa muscular durante las épocas en las que no comemos lo suficiente ni nos movemos mucho (como cuando estamos sentados en el escritorio todo el día).

2. Prevenir el cáncer

La mayoría de las leches de almendra contienen una serie de nutrientes clave, como calcio, vitamina D y proteínas. Estos nutrientes son esenciales para protegerle contra el cáncer y otras enfermedades. La leche de almendras también tiene antioxidantes que ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares al reducir la presión arterial y mejorar el flujo sanguíneo al cerebro. Los antioxidantes también pueden prevenir el daño celular causado por los radicales libres, que pueden provocar cáncer si se acumulan en el cuerpo con el tiempo.

LEER:  20 beneficios de la lactancia materna

La leche de almendras suele tener menos calorías que la leche láctea porque no tiene grasa ni colesterol (si no está endulzada). Las personas que consumen leche de almendras con regularidad pueden consumir menos calorías en general porque están bebiendo algo que tiene menos calorías que otros tipos de bebidas sin lácteos, como la soja o las bebidas a base de arroz, y quienes las eligen podrían estar eligiendo opciones menos nutritivas en su lugar.

3. Promover el aumento de la masa muscular

La leche de almendras es una buena fuente de proteínas. Contiene aminoácidos, que son los componentes básicos del tejido muscular y ayudan al cuerpo a mantener la masa muscular. Esto significa que la leche de almendras favorece el crecimiento y la reparación de los músculos.

4. Disminuir el colesterol “malo” LDL

El colesterol “bueno” HDL puede ayudar a reducir el colesterol “malo” LDL. Cuantas más almendras se coman, mejor será la relación HDL/LDL y mejor será la salud del corazón.

5. Prevenir enfermedades neurológicas

  • La leche de almendras es rica en vitamina E. La vitamina E ayuda a reducir el riesgo de enfermedades neurológicas.
  • La leche de almendras también contiene vitamina B6, que ayuda a prevenir la enfermedad de Alzheimer.
  • La vitamina B3 también está presente en la leche de almendras y esto ayuda a reducir el riesgo de demencia, enfermedad de Alzheimer y enfermedad de Parkinson.

6. Ayudar a controlar y prevenir la diabetes

Se ha demostrado que la leche de almendras ayuda a controlar y prevenir la diabetes. Un estudio publicado en el European Journal of Clinical Nutrition descubrió que la leche de almendras reduce los niveles de azúcar en sangre, lo que puede ayudarle a reducir el riesgo de desarrollar diabetes. Otro estudio publicado en el International Journal of Food Sciences and Nutrition descubrió que beber leche de almendras puede mejorar la sensibilidad a la insulina en un 30%. La leche de almendras también es una buena fuente de proteínas, lo que puede ayudar a perder peso y a desarrollar los músculos si se consume a diario.

LEER:  7 Beneficios de andar en bicicleta

La leche de almendras contiene menos calorías que las leches lácteas (1/2 taza: 47 frente a 90).

7. Combatir el estreñimiento

Es una buena fuente de fibra. La leche de almendras contiene alrededor de 1 gramo de fibra por taza, lo que supone un 20% de la ingesta diaria recomendada para las mujeres y un 10% para los hombres. Esto es especialmente importante porque muchas personas no ingieren suficiente fibra en su dieta y ayuda a combatir el estreñimiento al aumentar el volumen de las heces y ablandarlas. También aumenta la capacidad del cuerpo para absorber el calcio de los alimentos, lo que convierte a la leche de almendras en una excelente opción para quienes buscan fortalecer sus huesos o mejorar la densidad ósea.

Ayuda a mantener la salud del sistema digestivo. Se ha demostrado que la leche reduce la inflamación del colon, favorece el crecimiento del tejido cutáneo sano, protege contra algunos tipos de cáncer como el de próstata, el de mama y el de ovarios (en las mujeres), ayuda a prevenir la osteoporosis (huesos frágiles), reduce los niveles de colesterol y la presión arterial después de comer; ¡y todo ello con un bajo contenido en calorías/carbohidratos/ácidos grasos!

8. Disminuir la presión arterial alta

La leche de almendras puede ser una buena fuente de potasio. El potasio es un electrolito que ayuda a regular la presión arterial y el funcionamiento del corazón, así como a mantener el equilibrio de líquidos en el cuerpo. Las investigaciones demuestran que el consumo de una dieta rica en potasio reduce el riesgo de hipertensión arterial y puede reducir el riesgo de infarto.

El potasio, a menudo denominado “el nutriente olvidado” porque no se habla de él con frecuencia, puede desempeñar un papel importante en la prevención de enfermedades crónicas como las cardiopatías, las enfermedades renales y la diabetes, así como en la mejora de la salud ósea. La leche de almendras contiene unos 450 mg de potasio por taza (frente a los 295 mg por taza de la leche de vaca).

LEER:  8 Beneficios de la miel de abeja en la mujer

9. Beneficioso para el corazón

Puedes aprovechar los beneficios de la leche de almendras añadiéndola a tu dieta diaria.

  • La leche de almendras contiene grasas saludables y es baja en sodio. También es una buena fuente de calcio y vitamina D, que puede ayudar a prevenir la pérdida de masa ósea a medida que se envejece.
  • La leche de almendras también contiene magnesio y potasio, dos minerales esenciales para la salud del corazón. Ayudan a reducir la presión arterial y el riesgo de enfermedades cardíacas.

Añade antioxidantes

Los antioxidantes de la leche de almendras pueden ayudar a proteger contra ciertos tipos de cáncer y otras enfermedades. Los antioxidantes son un tipo de nutriente que puede ayudar a combatir los radicales libres en el cuerpo. Los radicales libres se forman como resultado del envejecimiento normal, así como de la exposición a sustancias nocivas como el humo del cigarrillo o los rayos ultravioleta (UV). Los radicales libres se han relacionado con muchos problemas de salud graves, como la enfermedad de Alzheimer y algunas formas de cáncer.

Los daños causados por los radicales libres dañan el ADN y provocan la muerte de las células, lo que puede dar lugar a enfermedades crónicas como las cardiopatías y la diabetes. Los antioxidantes neutralizan los radicales libres antes de que causen daños, donándoles un electrón para que ambos vuelvan a ser estables.

Conclusión

Los beneficios de la leche de almendras son numerosos, y este artículo sólo ha arañado la superficie de los mismos. Está llena de grandes nutrientes que pueden ayudarte a llevar un estilo de vida más saludable y a sentirte bien contigo mismo. Por supuesto, no recomendamos beber demasiada leche de almendras a la vez. Limítate a un vaso al día.