Saltar al contenido

Cómo educar un gato

Se sorprenderá de lo mucho que puede aprender su gato, y podrá utilizarlo en su beneficio para mantenerlo sano y seguro. La educación es la clave para ambos. Estamos aquí para ayudarte con algunos consejos sobre cómo educar a un gato:

Ver Contenido

Ofrecer recompensas

  • Una golosina: puede pensar que su gato le verá como una fuente de comida, pero también le verá como una fuente de afecto y atención, lo que puede ser gratificante en sí mismo. Si a su gato se le ha enseñado a sentarse al oír su nombre, ésta es una forma de llamar su atención cuando tiene algo importante que decirle o mostrarle. También puede ofrecerle golosinas a cambio de otras cosas, como que se mantenga alejado de la encimera o que acuda cuando se le llame, premiando así los buenos comportamientos con golosinas en lugar de castigar los malos negándoselas.
  • Una palmadita en la cabeza o un rasguño detrás de la oreja: Estas son formas obvias de recompensar el comportamiento de su gato sin tener que renunciar a la comida. Recuerde que las palmaditas son siempre mejores que los arañazos (que pueden doler). Además, tenga en cuenta que a los gatos les encanta que les acaricien los bigotes: ¡se sienten muy bien! Pruebe a frotarles también por las orejas; ronronearán casi inmediatamente porque les encanta que les cepillen ahí (y la mayoría de los humanos no se dan cuenta de lo sensibles que son las orejas de los gatos).

Utilizar golosinas para premiar al gato por su buen comportamiento

A medida que le dé a su gato golosinas por su buen comportamiento, aprenderá que las golosinas son una recompensa por su buen comportamiento. Y a medida que siga dándole golosinas por su buen comportamiento, seguirá asociando el buen comportamiento con la obtención de una golosina. Cuanto más frecuentemente le proporcione estas recompensas, más rápidamente aprenderá esta asociación y empezará a mostrar mejores modales con menos errores.

LEER:  Cómo educar a un cachorro

A medida que enseñe a su amigo felino los comportamientos adecuados, no olvide que también aprenderá que cuando su dueño aparezca a su lado (o adopte otro tipo de señal), será el momento de recibir un refuerzo positivo (y quizá incluso una sabrosa golosina). A medida que asocie estas señales con las recompensas de los humanos en general -no sólo de usted-, empezará a ver que también exhibe esos mismos comportamientos más a menudo con los demás.

Dedicar tiempo a jugar

Los gatos tienen un instinto natural de caza y exploración. Para mantener la salud mental de su gato, debe dedicar un tiempo diario al juego. El tiempo de juego puede ser una gran manera de establecer un vínculo con su gato y tiene muchos beneficios para ambos.

Además de ser divertido, jugar con su gato puede ayudar a mantener sus dientes limpios y sus garras recortadas. También les ayuda a desarrollar los músculos y la coordinación necesarios para la caza.

Puedes utilizar diferentes tipos de juguetes durante el tiempo de juego, como varitas de plumas, pelotas o punteros láser (asegúrate de supervisar el juego).

Cree una caja de arena de fácil acceso para su gato

Para un gato, la caja de arena es un lugar de trabajo. Asegúrese de que su gato tenga acceso a esta zona, pero también de que usted pueda acceder a ella. La mejor manera de hacerlo es colocar la caja en una zona que no esté a la vista y que esté alejada de los cuencos de comida y agua, de la cama y de las zonas de juego de tu gato. Si tiene más de un gato, asegúrese de que no comparten la misma caja de arena: ¡cada felino debe tener la suya propia!

A la hora de elegir dónde colocar la caja de arena, tenga en cuenta estos consejos:

  • Colóquelo en un lugar de fácil acceso, tranquilo y libre de corrientes de aire o calefactores.
  • No la coloque cerca de otras actividades domésticas, como comer o jugar con juguetes (su gato puede sentirse incómodo haciendo sus necesidades cerca de la gente), a menos que quiera tener algo más en sus manos… ¡como caca!
LEER:  Cómo educar a tu perro

Mantenga a su gato sano

  • Lleve a su mascota al veterinario con regularidad. Lo mejor que puedes hacer por la salud de tu gato es asegurarte de que está al día con todas sus vacunas, castrado y con una dieta equilibrada. También debes vigilar su peso y asegurarte de que bebe mucha agua.
  • Pida una cita con el veterinario si observa algún cambio en el comportamiento o el aspecto de su gato (como un rascado excesivo) que pueda indicar una enfermedad.

Socialice a su gato con otros animales

Es importante socializar a su gato con otros animales. Preséntele a otros gatos cuando sea joven, para que aprenda a interactuar con ellos. Si tiene otros animales en casa, deje que su gato se acostumbre a ellos antes de presentarle al resto de la familia. Tenga cuidado de no forzar a su gato en situaciones en las que no se sienta cómodo.

Proteja a su gato de cualquier daño limitando su acceso a cosas dañinas

  • Mantenga a su gato alejado de las sustancias tóxicas. Los gatos son especialmente vulnerables a los efectos de muchos tóxicos domésticos, como los productos de limpieza y los insecticidas. Mantenga siempre estos productos químicos fuera del alcance de los gatos, junto con cualquier otra sustancia nociva, como sartenes antiadherentes y calentadores de agua.
  • Mantenga a su gato alejado de los lugares peligrosos. Tendrá que tener especial cuidado con esto si tiene un gato doméstico al que le gusta vagar por el exterior o tiene acceso a una ventana o puerta abierta, pero incluso los gatos de interior pueden ser víctimas de accidentes fuera de casa. Asegúrese de que las vallas son lo suficientemente altas como para que los gatos no puedan saltarlas, e instale cerraduras a prueba de niños en todas las ventanas por si sienten curiosidad por lo que ocurre en el exterior.
  • Mantenga a su gato alejado de las personas peligrosas. Desgraciadamente, hay algunas personas a las que no les gustan los gatos sin ningún motivo, lo que las convierte en depredadores potenciales de nuestros amigos felinos. Tenga en cuenta si alguien que viene a casa puede causar daños (o dejar cosas por ahí que puedan hacerlo), y haga todo lo posible para mantener a las mascotas a salvo cuando salgan a explorar su vecindario
LEER:  Cómo educar a un cachorro

Limpie lo que ensucie su gato

Además de la caja de arena, también debes encargarte de limpiar las bolas de pelo que suelte tu gato. Puedes hacerlo con un recogedor y un cepillo.

Otra tarea es mantener el bebedero lleno de agua fresca en todo momento. Si le preocupa la salud de su mascota, pero no quiere darle más comida, considere la posibilidad de añadir cubitos de hielo de vez en cuando: ¡le ayudarán a mantener el agua más fría y fresca durante más tiempo que el agua normal del grifo!

Asegúrese de limpiar cualquier mancha de orina o vómito lo antes posible. Esto es especialmente importante si tu mascota ha decidido que ciertas zonas de tu casa son “su” territorio; si no mantienes bien estas zonas, ¡podría volver allí en poco tiempo!

¡Diviértete y asegúrate siempre de que estás a salvo!

  • Garantizar la seguridad.
  • ¡Diviértete!
  • Asegúrate siempre de que estás a salvo.

Conclusión

Adquirir un gato es una gran responsabilidad que nunca debe tomarse a la ligera. La educación es la clave para asegurarse de que su nueva mascota tenga una vida larga y feliz con usted. Con algunos conocimientos básicos sobre el cuidado de su nuevo amigo felino, esperamos que este artículo le haya ayudado a resolver cualquier duda o preocupación que pueda tener sobre la tenencia de su propio gato.